Algarve 2016. 27 julio Rota-Sancti Petri.

Bueno,esta travesía llega a su fin.

El Tura se hace a la vela para recorrer las últimas 21 millas que nos separan de Sancti Petri,nos inunda la melancolía de cuando algo bueno se acaba,pero se ve contrarrestada por un buen día de navegación.

No queremos acabar la travesía con el mal sabor de boca que nos deja el navegar con el motor arrancado,así que,aunque lleguemos con marea baja,el coeficiente es también bajo,por lo que no deberíamos tener problemas para atravesar la barra que custodia la entrada al caño de Sancti Petri,adema´s, la ola viene de levante y eso hace que no se vea demasiado afectada por la barra donde los problemas se suelen producir cuando viene del W ; asi que decidimos navegar ´´únicamente a vela.

 

Navegamos de ceñida,podria decirse que a rabiar pues para no separarnos mucho de nuestro rumbo vamos a intentar ceñir lo máximo que nos permita el barco,así que con unos 12 knt y navegando abiertos al viento unos 30º conseguimos avanzar a 4/4,5 knts.La verdad es que aunque no sepamos sacarle al barco todo el partido que se merece,El se porta estupéndamente con nosotros permitiendonos muchos fallos y de la ceñida al través es donde mejor se ve lo bien que navega,manteniendo el rumbo perfectamente sin necesidad del piloto automático. Asi pues en tres bordos nos plantamos a la altura del castillo de Sancti Petri.Una vez allí arrancamos el motor y arriamos velas para entrar por el canal balizado que permite el paso a las embarcaciones con gran calado como los veleros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ciñendo a rabiar...

 

 

 

 

 

 

 

...Es como mas se divierte el Tura.

 

 

 

 

 

 

 

Alcanzando puntas de 4 y pico con vientos de 12knts a 30º

 

 

 

 

 

Y si el Tura va contento,nosotros también.

 

 

 

 

 

Vista del castillo de Sancti Petri desde la playa.

 

 

 

 

 

Un paraiso natural donde el Tura tiene la suerte de poder estar fondeado todo el año.

Todavía nos quedan 4 días de vacaciones y se nos hace un poco extraño después de 16 días no tener que zarpar hacia ningún lado ,ni tener que preocuparnos del "weather"o consultar las cartas para planificar otra ruta así que nos  dedicamos a descansar y disfrutar de este paraje que además es parque natural.

 

 

 

 

 

A lo cual me entrego a fondo.

Y así acaba nuestra travesía de este verano,ahora toca trabajar unos días,pero volveremos a la carga a mediados de agosto,aunque ya seran salidas de como mucho 3 días.

Escribir comentario

Comentarios: 0