El incidente.

 

 

 

 

Puerto y bahía de Rota.

 

 

 

Después de 2 semanas de navegación por el Golfo de Cádiz y la costa del Algarve, navegamos en demanda del puerto de Rota para pasar unos días con mi cuñado y su pareja, a bordo vamos tres, mi mujer, nuestro perro Pirata y el que suscribe. La travesía desde Mazagón ha sido bastante pesada, ola por la aleta, casi través y con apenas viento, totalmente de popa, con lo que llevamos todo el día con un meneo considerable y mucho gualdrapeo por lo que decidimos arrancar el motor para generar un poco de aparente, pasada la desembocadura del Guadalquivir se quita la ola y aumenta el viento, llegando a unos 12 o 14 knts. Entramos en la bahía de Rota y arrumbamos a la bocana del puerto, llamo por radio pero nadie nos responde, asi que recogemos vela y entramos en puerto.

 

Hago aquí un inciso para presentar a otro protagonista de este día, el maravilloso pulsador de pie del molinete.Ya lo he sustituido una vez y unos dias antes, en Culatra, ya me dio problemas, lo desmonté, los contactos estaban totalmente sulfatados, la goma del pulsador estaba un poco agrietada y debía de entrar agua o humedad, el caso es que después de una operación casi quirúrgica, conseguí volver a conectar los cables, pero había que buscarle la posición al pulsar para que hiciera un buen contacto, como no había previsto fondear mas, lo dejé así, ya que la intención es sustituir el pulsador por otro que no tenga ese puñetero agujero de mierda, que además no sé para que sirve pues una tapa es una tapa y una tapa con agujero....¿Para que coj...es sirve?. Hecho este aparte, sigo con el relato.

 

Nos aproximabamos al pantalán de espera, la almiranta preparada para saltar con las amarras, voy a quitar marcha avante y cuando pongo punto muerto, el barco sigue avante algo revolucionado y no entra punto muerto.Juego un poco con el morse y entra la marcha atrás, en este momento, mi mujer ya me esta mirando con cara rara y yo, que la debía tener parecida, le comento que ha entrado la marcha atrás y no soy capaz de quitarla, el barco empieza a cojer velocidad y nos dirigíamos hacia las piedras del espigón, juego con la palanca pero tengo miedo de forzarla, la impresión es que vamos a 20knts por lo menos, nuestras caras tienen que ser un poema, hago una maniobra evasiva y dirijo el barco hacia la zona pesquera del puerto, otra vuelta que me pareció rapidísima y en cuanto vuelvo a pasar frente a la bocana le digo a la almiranta que salimos del puerto a la bahía donde tengo mas maniobrabilidad y espacio para pensar.... nunca, nunca un puerto se me hizo tan pequeño.

Salimos marcha atrás a toda velocidad y ya en aguas libres, mi mujer se pone a la rueda mientras yo voy a proa a preparar el fondeo por si acaso, al poco oigo un grito, levanto la cabeza y estamos a escasos 10mtrs del espigón, la fuerza del agua sobre la pala es tan fuerte que a mi mujer le cuesta mucho manejar la rueda y, además el viento, que parece encima que ha subido ( es una apreciación en momento de canguele) no deja virar el barco a una de las bandas, consigo hacerme con el control y esquivamos el espigón por los pelos, nos dirigimos al centro de la bahia, intento calmar a mi mujer y le doy instrucciones para mantener el barco en el centro. Entre el espigón del deportivo y el de la base naval, hay aproximadamente una milla entre los dos, espacio de sobra, en principio, pero a la almiranta no le da esa impresión; mas tarde me contaría que veía las rocas del espigón cual montruos oscuros que la llamaban y atraían el barco hacia ellas, yo confío en ella e intento pensar,pensar los pasos a seguir.

La primera idea es fondear el barco, pero sin poder quitar la marcha atrás debería parar el motor, para lo cual debo asegurarme primero que el ancla coje en el fondo y, después rápidamente parar el motor, si no, si paro el motor y el ancla garrea, me vería obligado a hacerme a la vela, posiblemente abandonar la linea de fondeo con el ancla y después ya veríamos si me atrevo a entrar en puerto a vela o que hago.

En la bahía hay varios barco fondeados, motoras y veleros, pienso que pedir ayuda no me vendría mal así que decido llamar la atención de los barcos con una bocina de estas de aire comprimido; tengo una empezada, la uso hasta que la gasto y cojo la nueva a estrenar, no dió ni un pitido, p..ta mierda, esto caduca o que coj..nes, la almiranta mantiene bien el barco dando vueltas marcha atrás a unos dos o tres knts, ¿nadie ve nada raro? Hago señales, voces y nadie se acerca excepto un velero con unos muchachos, pero no tienen capacidad para remolcarnos y allí seguimos.

Bajo a la radio a ver si consigo contactar con el puerto y esta vez si, les comento la situación y me dicen que ellos no tienen ninguna embarcación con que ayudarme, les pregunto si tienen un tfn o un contacto de alguien en el puerto que se dedique a dar asistencia y me dicen que no, me cago en ......

Aprovecho que estoy en la radio y hago una llamada por canal 16 y canal 9 destinada a los barcos fondeados a ver si alguien contesta,....silencio administrativo.

Me llama mi cuñado que estaba ya en el puerto para recibirnos, le comento la situación y que a ver si en puerto encuentra una embarcación que esté dispuesta a ayudarnos, no encuentra a nadie y se dirige a la oficina del puerto a preguntar, y recibe la misma respuesta que yo, en ese momento aparece un nuevo personaje en la historia, Peter, alemán afincado en Portugal, que acababa de hacer entrada en puerto antes que nosotros y estaba en la oficina arreglando los papeles, vió desde el pantalán de espera nuestra maniobra de salida del puerto y ya le pareció muy raro,después ha escuchado mi conversación con el puerto por radio y ahora esta escuchando la conversación de mi cuñado con la señorita de recepción.... se ofrece a ayudarnos, nos ponemos en contacto por teléfono y decide salir a por nosotros con mi cuñado a bordo.

En cuanto sabemos que vienen a por nosotros, nos preparamos para largar el fondeo, en mi cabeza pienso los pasos (cuantas cosas y que rápido piensa uno en estas situaciones)..... largo fondeo, en cuanto note que se clava paro motor y largo cadena y a preparar la maniobra, pero una cosa es decirlo y otra hacerlo. Largo el ancla, toca fondo y casi inmediatamente el ancla agarra (una Bruce original), empieza a salir cadena a toda velocidad y grito a la almiranta que pare el motor, pero entre que se para, y con la inercia que lleva sale y sale cadena ¡Coño, que se acaba la cadena! Freno el barboten y cuando se tensa la catenaria, empiezan a saltar los eslabones en el barboten, heho mano a la boza con gancho que tengo para hacer firme el fondeo en las cornamusas y con la mano agarro la cadena he intento colocar el gancho, pero todavía sale muy rápido y me despellejo los dedos (los guantes de cuero a dos palmos en el pozo de anclas) pero consigo frenarla lo suficiente para colocar el gancho y se descarga la tensión sobre las cornamusa de estribor, ¡¡fondeados!! quedan en el pozo escasos 10mtrs de los 50 que llevamos.

Aparece Peter con mi cuñado en su velero, un Bavaria de 9 mtrs y pico, el Zanzibar I, viene con toda la maniobra preparada y muy calmado, lo que nos tranquiliza a todos, hablamos unos instantes de como lo vamos a hacer y nos ponemos manos a la obra, abarloa su velero al nuestro.Entre los dos barcos todas las defensas de Peter y nos amarramos con los cabos que ya trae él preparados, cabo a proa, cabo a popa y otro en la manga máxima. Durante el proceso, el ancla del Zanzibar I se engancha en nuestra red de borda y nos arranca un cacho y una ralladura en la amura de babor, nada importante, una vez abarloados toca recoger el fondeo, voy a proa le indico a Peter que de avante y aprieto el maravilloso pulsador del molinete.....pulso otra vez....juego un poco con la posición y pulso....pulso....pulsoooo, p..ta mierda.... le indico que toca recojer a mano y me pongo a ello, recojo treina metros en un periquete, quedan diez, estamos en fondo de 5 mtrs aprox pero no hay cojones, el fondeo tira de una banda y entre el viento y los barcos abarloados Peter no consigue virar más, toca aguantar y esperar a que se coloquen los barcos en posición mas propicia, descanso, la boca seca como una alpargata, y cuando parece que tengo ángulo a tirar otra vez, mientras tanto mi cuñado Fifo y mi mujer han preparado los cabos y las defensas en la otra banda para amarrar en el puerto, pero no consigo recuperar los ultimos 10mtrs, así que mi cuñado salta por encima de la auxiliar de mierda que está entre el babystay y el molinete con sus cabos de amarre y hay que pasar por encima cada vez que uno quiere ir a proa (a partir de ahora nunca más va a ir hinchada en cubierta), trinca la cadena y entre los dos conseguimos subir el ancla a bordo.

Nos ponemos en marcha hacia la bocana, yo a la rueda de mi barco, acompaño los movimientos de Peter. Poco antes de entrar en el puerto, Peter me indica que vamos a hacer una prueba para ver que radio de giro tenemos con los barcos, pues una vez dentro tiene que hacer un giro de 180º para abarloarnos al pantalán de espera, este detalle me demuestra que sabe lo que hace y la calma con que habla, indica y explica a pesar del idioma es de lo más tranquilizador.

Entramos en puerto, se realiza la maniobra perfectamente y nos amarramos al pantalán donde unos amigos de Peter que iban en otro velero y la pareja de mi cuñado reciben los cabos y quedamos amarrados.

Mi mujer se despide de Peter con un ¡¡Peter te quiero!! que le salió de lo mas profundo, yo le doy las gracias y se van a su amarre; le pregunto la plaza, me la dice y quedo en ir a verle en cuanto pueda.

Esa noche nos quedamos en el pantalán de espera.Como teníamos previsto quedarnos en Rota varios días, decido tomarme lo que queda de tarde de descanso y pensar en que puede haber pasado y por la mañana con la cabeza fresca intentar encontrar el problema.

A la mañana siguiente, mientras mi mujer se va con su hermano a hacer unas compras de avituallamiento, me meto en faena, durante la noche repasando lo sucedido, pienso en lo rápido que ibamos y que noté el barco mas acelerado de lo normal, así que me meto en el motor y voy directamente al esparrago que regula el ralentí.Veo el esparrago y me extraña que sólo haya una tuerca para regularlo, miro en el manual y en un dibujo veo que también hay solo una tuerca, ninguna contratuerca para evitar que el esparrago se desplace, arranco el motor, regulo el ralentí, aprieto la tuerca y compruebo la marcha avante y atrás,¡Voila! Funciona perfectamente, nada raro, todo fino fino, al haberse desplazado el esparrago había subido el ralentí e impedía quitar las marchas.

No puedo más que agradecer inmensamente la ayuda de Peter, que no quiso aceptar nada aparte de unas botellas de vino y el ofrecimiento de que durante el tiempo que estuviera en Rota estaba a su disposición para lo que necesitase, también agradecer la ayuda y gestiones de mi cuñado, y como no el magnífico comportamiento de mi mujer de la que estoy muy orgulloso y espero que siga disfrutando del barco "a su manera".Es de destacar también el comportamiento de nuestro perro,Pirata, curioso por naturaleza, que suele estar en medio siempre que se realiza una maniobra, como supervisándola a ver si lo hacemos correctamente, lo cual nos provoca cierta incomodidad, pues no es raro que cabo que se mueva acabe enredándose sobre el, pero en esta ocasión la verdad es que ni siquiera recordamos donde estaba, lo que si es cierto es que no estorbó para nada, no se escuchó siquiera un ladrido.

 

Para terminar decir que a toro pasado, aunque cometimos muchos errores, también teníamos la satisfacción de haber solucionado todo sin daños importantes en el barco y sobre todo sin daños personales, y, aunque pedimos ayuda, me queda la tranquilidad de que si no la hubieramos recibido, una vez fondeados, me hubiese puesto inmediatamente a buscar la avería y la habría encontrado rápidamente, por lo que hubiesemos podido entrar a puerto esa misma tarde y haber evitado el fuerte viento de levante que se entabló a la mañana siguiente.

 

Y todo esto porque se aflojo una tuerca 4 o 5 mm.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Alfonso Díaz y Arnal (domingo, 19 agosto 2018 19:29)

    Enhorabuena por la solución de esta "averia", te recomiendo que compres uno de los productos que hay en el mercado que son fijadores de resina no quiero poner el nombre comercial, y en cuanto a los terminales te recomiendo la vaselina es un producto muy versátil y además protege muy bien los puñeteros cables eléctricos, felices singladuras.

  • #2

    Alejandro (domingo, 19 agosto 2018 22:41)

    Me alegro que todo terminara bien.